cómo interpretar los resultados del EGEL