¡Adiós a la carta de excepción de NOM’s!